Científicos crean mano robótica con sentido del tacto.

Standard

Un gran avance tecnológico fue logrado por un grupo multidisciplinario de científicos internacionales al desarrollar la primera mano biónica con sentido del tacto, brindándole la oportunidad a Dennis Sorensen de 36 años sentir nuevamente formas y textura luego de 10 años de haber perdido su mano izquierda en un accidente al manipular fuegos artificiales en una fiesta familiar.

Este último avance por parte de científicos del EPLF center for Neuroprosthetics de Suiza junto con la Scuola Superiore Sant’Anna de Pisa Italia, luego de años de estudios, lograron mejorar esta mano biónica a través de la inserción de electrodos quirúrgicamente conectándose con sensores especializados, que permiten detectar información que normalmente el cuerpo humano recibe. Este avance dio fruto gracias a la medición de tensión soportada por los tendones artificiales en la mano biónica, permitiéndole brindar datos de sensación al cerebro.

Por fortuna Dennis Abbo Sorense recibe una llamada telefónica meses atrás por parte de estos científicos que le cambiaron su vida,  siendo el afortunado de probar esta nueva tecnología que según estos investigadores describen “como la fusión del hombre con la maquina”.

“La retroalimentación sensorial fue increíble. Cuando tomaba un objeto podía sentir si era blando o duro, redondo o cuadrado. Pude sentir las cosas, habilidad que no había sido capaz de tener en mi mano izquierda en más de nueve años” comenta Dennis.

Muchos se preguntaran ¿cómo es que es posible este gran descubrimiento? gracias al desarrollo y implementación de unos algoritmos matemáticos, los sensores especializados son capaces de transformar estos datos como señales eléctricas, que posteriormente son transmitidos por los electrodos introducidos quirúrgicamente en el cuerpo que son transmitido al sistema nervioso copiando casi a la perfección a la naturaleza.

Pero este desarrollo tecnológica no hubiera sido posible sin el apoyo de médicos del Gemelli Hospital en Roma quienes realizaron los primeros ensayos clínicos donde Sorensen fue intervenido quirurquicamente para la implantación de los electrodos, que a su vez fueron creados en un laboratorio Alemán, supervisado por el grupo de Thomas Stieglitz en la universidad de Freiburg.

Esto demuestra que esfuerzo por del bienestar humano trabajando de manera conjunta e interdiciplinada, pueden solventar los problemas médicos de hoy, expuesto como este caso que ha sido todo un éxito.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s